Cómo encontrar tu motivación fácilmente (y alcanzar tus objetivos)

La motivación es esa píldora mágica que te empuja fuera del sofá y te permite alcanzar lo que sea que desees.

El problema es que a veces es muy difícil encontrarla.

Puedes decirte que quieres alcanzar algo

Puedes encontrar muchas razones completamente lógicas para hacerlo…

Pero por alguna extraña razón, ni siquiera puedes comenzar con el primer paso.

Entonces, si quieres encontrar tu motivación, lograr mayor productividad, e incluso llevar a cabo cualquier cambio en tu vida…. Sigue leyendo, porque este post es para ti.

Una cosa es segura, si puedes dominar tu motivación… puedes hacer cualquier cosa que desees.

 

Paso 1: Hazte la pregunta correcta

Para muchos de nosotros es muy difícil encontrar esa motivación que necesitamos para movernos y cumplir nuestros sueños.

Puedes querer mejorar tu calidad de vida, comprar cosas nuevas, o comenzar un nuevo negocio. Sea cual sea el objetivo que tienes en mente, ahí es donde queda, en tu mente.

Esto es porque racionalmente quieres sentirte mejor y lograr cambios que faciliten tu día a día. Sin embargo, pasan las horas, pasan los días… y por alguna razón, no encuentras el tiempo que necesitas para trabajar en tus metas.

Lo que te sucede mi estimado lector, no es que te falta tiempo. Todos tenemos las mismas 24 horas del día. Algunos hacen más cosas, y otros hacen menos, pero el tiempo es el mismo para todos.

Lo que no encuentras son las razones más profundas por las cuales quieres alcanzar tu objetivo. Si conoces esas razones, pero no logras comenzar… entonces sólo te falta compromiso.

Si sientes que es tu caso, lo más probable es que simplemente has estado buscando en el lugar incorrecto, o dicho de otra manera, te has estado haciendo las preguntas incorrectas.

Lo que deberías preguntarte es:

¿Para qué consideraría QUERER HACER eso?

Imaginemos que tu objetivo se relaciona con hacer dieta… la pregunta no sería

¿Por qué quiero hacer dieta?

Lo que quieres preguntarte es:

¿Para qué consideraría hacer dieta?

La diferencia es sutil, pero muy importante. Cuando nos preguntamos solo el POR QUÉ de nuestros planes, pensamos únicamente en los motivos más superficiales: en este ejemplo, podemos pensar en tener un mejor cuerpo o tener mejor estado físico. Es válido, pero no suficiente para motivarnos y no dejarnos llevar por esas tentaciones de helados y chocolates.

Cuando nos preguntamos el PARA QUÉ vamos más allá, hurgamos más profundo dentro de nosotros mismos. ¿Queremos tener un buen cuerpo? Aquí llegamos al fondo de nuestro ser. Queremos sentirnos bien, fuertes, saludables, con energía... Sentir esa vitalidad que nos permite ser entusiastas y hacer todo lo que queremos, sin sentir cansancio y abandonar nuestras actividades “para otro día".

Un secreto entre nosotros… ese día jamás llega.

En lugar de pensar en las razones obvias que hasta el momento no han funcionado, piensa en aquellas que se encuentran ocultas. Aquellas que te hagan mover por lograr tu objetivo. Aquellas que dejen en claro para qué quieres lograrlo.

 

Paso 2: Evalúa tu compromiso

Una vez que has definido tus motivos más profundos por los cuáles quieres alcanzar tu objetivo, debes hacerte una segunda pregunta igual de importante:

En una escala del 1 al 10, ¿cuál es tu nivel de compromiso para lograr el cambio?

Aclaremos una cosa, cuando hablamos de tu compromiso con el cambio, no nos referimos a las ganas que crees tener de alcanzar tu meta. Hablamos del nivel de voluntad que estás dispuesto a tener para hacer las acciones necesarias.

Si quieres tener una dieta saludable al 100% sin permitidos ni trampas, pero no tienes la voluntad necesaria para abandonar el helado o las gaseosas… tu compromiso jamás podrá ser un 10.

Este ejercicio es solo para ti, y nadie va a juzgarte. Pero si hay algo que jamás deberías hacer, es mentirte. Contesta con absoluta sinceridad… ¿qué nivel de compromiso tienes con tu objetivo?

Una vez que has contestado esto, pasamos al siguiente paso donde nos preguntamos…

 

Paso 3: ¿Por qué no menos?

Exacto, tus ojos no te engañan. ¿Por qué no menos?

La pregunta natural que le sigue a la respuesta acerca de tu compromiso… parecería ser: ¿Por qué no más? Si te has puntuado con un 7... ¿por qué no un 10? ¿No deberías apuntar más alto?

Sin embargo, esto no es lo que nos interesa. Cuando piensas por qué tu compromiso no es más alto, automáticamente comienzas un proceso de desmotivación que te lleva a pensar que en realidad no quieres lograr tu objetivo tanto como creías.

Aquí es donde se pone interesante. Nuestro cerebro está programado para encontrar respuestas a los problemas que se nos presentan. Si pensamos por qué no creemos que nuestro compromiso es más alto, nuestro cerebro nos da razones para justificar nuestra elección, y finalmente, le restamos importancia al objetivo que nos habíamos planteado hasta que lo abandonamos por completo, total… no es tan importante.

Cuando nos preguntamos por qué nuestro compromiso no es más bajo, nuestro cerebro nos presenta motivos que benefician nuestra elección, y así le damos a nuestro objetivo la importancia que se merece.

Si esto te suena raro, no te quedes en la teoría y ¡aplícalo! Te propongo hacer este ejercicio ahora mismo, y notarás la diferencia. Espero que compartas tu experiencia aquí abajo en los comentarios ;)

 

Paso 4: Especifica los resultados positivos

Imagina que el cambio ya ha ocurrido, y que ya has logrado tu objetivo. ¿Cuáles serían los resultados positivos del mismo? ¿Qué sucede ahora que antes no ocurría?

Sigamos el mismo ejemplo de antes: quieres hacer dieta. ¿Que resultado positivos habría?

  • Tendrías un talle menos de ropa.
  • Te sentirías más saludable y con más confianza.
  • Tendrías más energía durante el día.

Tengamos en cuenta que no hay una forma correcta o incorrecta de enumerar los resultados positivos que habrá luego de cumplida tu meta. Esto es personal y depende sólo de tí, no te puedes equivocar.

 

Paso 5: ¿Qué hago ahora?

Ya conoces las razones por las cuales quieres alcanzar tu objetivo y sabes los motivos que tienes para ponerte manos a la obra. Decide cuál será tu primer acción y ¡hazla hoy mismo!

El mejor momento para comenzar es ahora, mañana será el día 2 y ya estarás más cerca de tus sueños.

Podría ser planificar las recetas, o buscar información sobre cómo comer más saludable. Sea lo que sea, comienza hoy.

Veamos los pasos de forma resumida para que puedas comenzar ahora mismo a encontrar tu motivación.

 

Resumen Práctico

  1. ¿Para qué considerarías querer hacer eso?
  2. En una escala del 1 al 10, ¿cuál es tu nivel de compromiso para lograr el cambio?
  3. ¿Por qué no menos?
  4. Especifica los resultados positivos.
  5. ¿Qué acción puedo llevar a cabo hoy mismo que me acerque a mi objetivo?

 

Conclusión

Estos sencillos pasos te ayudarán a encontrar y mantener la motivación para que logres cualquier objetivo que te propongas.

Procura hacerlos todos y comienza hoy mismo. Mañana ya es tarde. Si no comienzas hoy, quizá nunca lo hagas. Deja de postergar tus proyectos… la primera acción debe ser hoy.

Somos animales de costumbres, y lo más importante es la constancia. Implementa estos 5 pasos con cada objetivo que tengas y ponte manos a la obra.

Comenta qué te ha parecido este método y cuenta tus resultados con el ejercicio ;)

Descubre los 5 pasos para definir tus objetivos y alcanzarlos sin perder la motivación

Haz algo nuevo HOY, y cambia tu vida PARA SIEMPRE. No te preocupes, tenemos mucho cuidado con tu información.

Inscribirme
Close

75% Completado

Solo ingresa tu nombre y mail. Es 100% GRATIS.